Translate

lunes, 7 de diciembre de 2015

Immaculata Conceptio Beatae Virginis Mariae (ESPAÑOL)


 8 de Diciembre - Día de la Inmaculada Concepción de María Vírgen Santísima.
 -Día de Precepto-

Teniendo pues, carisimos, tales promesas, 
purifiquemonos de toda contaminación de carne y espíritu
santificandonos cada vez mas con un santo temor de Dios.

En los días de precepto u obligación, tales como el Día de la Inmaculada Concepción de la Santísima Vírgen María, los fieles deben atender a Misa. Desafortunadamente, en estas épocas finales de la Gran Apostasía, este precepto no es obligatorio debido a que en la absoluta mayoría de los casos, no existen capillas en donde un sacerdote 100% Católico oficie Misa Tridentina, aun así, un Católico en estas épocas puede tratar de evitar el trabajo servil (no comprar ni vender, buscar tener el día libre en el trabajo, etc) y rezar un poco mas de lo acostumbrado (un rosario de 15 misterios o más) con lo cual el día sera muy provechoso y agradable a Dios.

EVA FUE CREADA SIN PECADO – LA NUEVA EVA, MARÍA, TAMBIÉN TUVO QUE SER CREADA SIN PECADO
Hemos visto que la Biblia indica que María es la nueva Eva. Entonces la pregunta es: ¿en qué estado fue creada el alma de Eva? Génesis 2 dice que Eva era libre de todo pecado. Toda la creación era perfecta hasta la caída de la humanidad. Tanto Adán como Eva fueron creados en estado de justicia original. Ellos no perdieron el estado de perfección original, en el cual eran libres de todo pecado, hasta que cometieron el pecado original, como nos narra Génesis 3.
Si Dios creó a la primera mujer (la primera Eva) sin ningún pecado, entonces Él podía ciertamente crear la segunda (y mayor) Eva (la santísima Virgen María) sin ningún pecado. Eso fue exactamente lo que Él hizo. Él tuvo que hacerlo como una cuestión de proporción y justicia porque ella sería el primer miembro de la humanidad redimida.
El Papa Pío IX declarando el dogma de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre de 1854.
(haga clic en la imagen para verla más grande)
El Papa Pío IX declarando el dogma de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre de 1854.

DEFINICIÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN
Papa Pío IX, Ineffabilis Deus, 8 de diciembre de 1854: “Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles”.
Algunos equivocadamente piensan que la Inmaculada Concepción se refiere a la concepción milagrosa de Jesús en el vientre de la Virgen María. Ello no es correcto. Jesús, de hecho, fue concebido sin ningún pecado en el vientre de María, pero la Inmaculada Concepción se refiere a la concepción de María en el vientre de su madre. Desde el primer instante de su creación, ella fue preservada de toda mancha del pecado original, el que heredan todos los otros miembros de la raza humana (excepto Jesús).
Dios la preservó libre de todo pecado en previsión de los méritos de salvación de Jesucristo. Este privilegio le fue concedido a María porque ella habría de ser el arca pura y sin maldición que portaría al Dios santo. Para que pudiera llevar a la santidad infinita, María tuvo que ser santa desde el primer instante de su creación.

JESÚS SALVÓ A MARÍA DE UNA MANERA SUPERIOR
Por lo tanto, si María fue preservada de toda mancha de pecado original, ¿ello significa que no tuvo Salvador? No. La misma Virgen María responde que sí.
Lucas 1, 46-47: “Mi alma engrandece al Señor, y exulta de júbilo mi espíritu en Dios, mi Salvador”.
Dios salvó a María preservándola de contraer el pecado original. Supongamos que un hombre cae en un profundo hoyo en el bosque, pero es rescatado por un amigo. Supongamos ahora que un hombre ve a una mujer que camina hacia el profundo hoyo, y la sujeta justo antes de que ella caiga en él. En primer lugar él la detiene de caer en el hoyo, de manera que ella no se lesiona ni ensucia en absoluto. ¿Él salvó a la mujer? Ciertamente que sí lo hizo. Él la salvó de una manera superior, impidiendo que cayera en el hoyo y sufriera cualquier consecuencia dañina.
Así es como Dios salvó a María. Jesús fue su Salvador de una manera superior, preservándola de contraer el pecado original, y preservándola del pecado toda su vida. Él hizo esto de María en consideración de su papel único. La impecabilidad de María se indica en numerosos tipos en la Biblia.
Algunos expresan incredulidad ante la noción de que Dios crease a alguien completamente libre de pecado. Ellos se olvidan que Dios creó al primer hombre y a la primera mujer sin pecado.

Tomado del sitio católico: vaticanocatolico.com

Read this article in English here: Immaculata Conceptio Beatae Virginis Mariae (ENGLISH) 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...